17 llamadas perdidas.



Mi querido amigo,

Mi móvil se ha quedado sin batería, no he podido cargarlo hasta llegar a casa y he visto  tus 17 llamadas perdidas. La primera respuesta es sí. Ya he leído tu novela. Sí: Me ha gustado mucho. Has escrito una novela excelente. Lo siento mucho por ti. No quisiera estar en tu pellejo. Los dos sabemos lo que ocurrirá ahora.

Hoy se la llevarás a tu editor. Se la leerá en dos horas, lo que a ti te ha costado dos años. Te dirá que le sobran las 20 primeras páginas, las 20 últimas o las 20 de cualquier sitio entre la 21 y la 171. No le hagas ni puto caso. La novela es excelente. La novela es tuya. Cambia de editor. 

Lo sé.. Siempre te pasa lo mismo. Los que la quieren como está pagan menos y distribuyen peor. Lo siento por ti. No es mi problema. Es mi opinión.

A los otros ni se te ocurra. Eso es perder el tiempo. Si te quieren ya te llamarán. Ya saben donde encontrarte. Llevas dos años, casi tres sin publicar. Han tenido tiempo de sobra. ¿Te han llamado? No. Pues tú tampoco. La novela es excelente, ya llegará.

Si quieres que hablemos de tu novela, invítame a comer el lunes. Si quieres hablar de tu editor o de editores. Hagámonos un favor.

Deja de llamar.

Tu lector, que te quiere.

E


4 comentarios:

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Te acabo de descubrir. Qué buen rato he pasado.

Anónimo dijo...

C'est vraiment un morceau frais et des renseignements utiles. Je suis convaincu que vous avez partagé cette information utile avec nous. S'il vous plaît restez-nous informés de ce genre. Merci de partager sur eltopogigante.blogspot.ru

Anónimo dijo...

dating gemini man http://loveepicentre.com/faq/ no credit card dating service
who is john corbet dating [url=http://loveepicentre.com/taketour/]free dating albanian women[/url] carbon dating myth
free internet dating service nj [url=http://loveepicentre.com/testimonials/]gay dating washington[/url] christian dating europe [url=http://loveepicentre.com/user/Shaany/]Shaany[/url] terri trinder dating

Alberto M dijo...

te echo de menos, hijoputa cabrón